Historia Simloc

Estás en: Página de inicio Quiénes somos Historia Simloc

Inicios de Simloc | Nuestra Historia

2012 Nace Simloc

Los orígenes de la compañía se remontan a 2012 en un pequeño garaje dentro del Aeropuerto de Madrid-Cuatro Vientos, donde fabricó su primer simulador tipo A320 y comenzó el desarrollo de un F18 Superhornet.

Evolución Simloc | Nuestra Historia

2014Nuevas instalaciones y primeros proyectos

Dos años después, se trasladó a unas nuevas instalaciones, en el mismo recinto aeroportuario, dándose a conocer definitivamente en el mundo aeronáutico gracias a hitos como:

  • La creación para Swiftair de un simulador táctil de diferencias entre el ATR 42 /72
  • La incorporación de un nuevo dispositivo tipo B737
  • La explotación de su centro de entrenamiento de pilotos con dos dispositivos civiles, el A320 primigenio y el mencionado B737, y uno militar, el F18 Superhornet


En el catálogo de productos también se incluían inteligentes y prácticas soluciones de entrenamiento como las compactas SR Box G1000 y Bonanza.

Es en este periodo donde la empresa decide apostar definitivamente por los simuladores FBS con nivel de certificación FTD I y II + MCC fabricando la primera unidad de estas características.

Simloc 2019

2017Consolidación y crecimiento

La especialización en simuladores FBS permite a Simloc entrar a colaborar con grandes empresas como everis Aeroespacial, Defensa y Seguridad y consolidar el crecimiento del negocio. 

Esto provoca el traslado, en 2017, a un nuevo emplazamiento, mucho más amplio, en el Polígono Industrial de los Olivos de Getafe (Madrid), junto al Cerro de los Ángeles. Desde el centro geográfico de España, Simloc concentra todos sus esfuerzos en ofrecer al mundo, más que un producto, un servicio integral y diferencial para la formación aérea civil y militar.

En esta fase de expansión Simloc consigue el sello de Pyme Innovadora y el Certificado de Calidad ISO 9001:2015.

Simloc sigue apostando por la constante innovación y mejoras en los productos que oferta y la apuesta por nuevos proyectos que la consoliden como una empresa de referencia en simulación aérea.

​​​​​​​null

2019

El año de Flight Level

Simloc da un paso más en su estrategia de crecimiento y apuesta por la simulación para la formación y entrenamiento de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP). Para ello, adquiere un porcentaje de la malagueña Flight Level Design, acreditada fabricante de simuladores de cabinas de pasajeros, puertas, ventanas y fuego y, paralelamente, de equipos de emergencia. 

A partir de ese momento, comienza a gestionar las áreas de Ventas, Marketing y Comunicación de Flight Level. Como consecuencia, Simloc y Flight Level se convierten en un binomio único, con una inigualable oferta integral de soluciones y simuladores aéreos a nivel internacional, tanto para pilotos como para TCP.


Conoce Flight Level

null

2020Defensa y nuevas instalaciones 

En el ADN de Simloc está la molécula de la Defensa desde su origen. Después de años de investigación y desarrollo de proyectos de simulación convencional y de Realidad Virtual orientados a ese mercado, en 2020 Simloc consiguió dos hitos de enorme calado para una empresa de su tamaño e historia. En primer lugar, fabricar la cabina del caza Eurofighter que completará el banco virtual de ensayos (RIG) del Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX) del Ejército del Aire y, en segundo, liderar el diseño y desarrollo de un sistema de Instrucción Multimedia Interactivo (IMI) basado en Realidad Virtual y Tecnología Háptica, para el proyecto de “Plataformas de Entrenamiento de Aviones de Combate” del “Programa Europeo de Desarrollo Industrial de Defensa” (EDIDP). 

Estos éxitos unidos al crecimiento en el mercado civil provocaron el traslado de la empresa a unas instalaciones más amplias y representativas. En julio de 2020, Simloc estrena cuartel general en Humanes de Madrid, al sur de la capital. La nueva instalación cuenta con unas oficinas modernas y funcionales y una nave industrial que dobla la superficie de la anterior en Getafe para poder adaptarse al ritmo de la compañía.