Actualidad

Estás en: Página de inicio Revista LARA| Sintiendo la Realidad

Noticias, Blog

19/10/2020

Revista LARA| Sintiendo la Realidad

Por Michael Doran
LARA - Vol 37 No 5 October/November 2020

En 2019, cuando Airbus pronosticó una demanda de 550.000 nuevos pilotos para 2038, el negocio de la simulación de vuelo parecía un lugar feliz para estar. Luego llegó la pandemia. Michael Doran habla con importantes actores dentro de la simulación - CAE, MPS y SIMLOC -, y descubre que todavía es un confortable, ya que continua desarrollando tecnologías interesantes para hacer que la formación de pilotos sea más inmersiva y eficaz.
 

Mientras la industria debate qué dispositivos de entrenamiento de simulación aérea producen los mejores resultados, el porfolio de CAE, con sede en Montreal, con su gama de simuladores le da una buena descripción de lo que la tecnología está aportando como más eficaz.

En los últimos años, CAE ha visto mayor demanda de dispositivos de entrenamiento de vuelo (FTD) de clientes que tradicionalmente se centraban en simuladores full flight (FFS) lo que el Director de Gestión de Productos de CAE, Stephane Selim, dice que fue impulsado por el aumento de la demanda de formación de pilotos y la necesidad de incorporar nuevos cadetes al sistema.

"No hubo suficientes simuladores o espacio para otros nuevos, por lo que los FTD fueron una buena alternativa para realizar parte de la formación inicial sobre procedimientos, familiarización con la cabina y preparación para el sesión de vuelo completo”, le dice a LARA.

"Si miramos nuestra gama XR, tenemos el FFS 7000XR, los FTD 400, 500 y 600XR y el Entrenador Virtual utilizado en formación en el aula”, explica. "Son complementarios para que la combinación de dispositivos se adapte a la realidad del programa de formación de una aerolínea y a la forma en que les gusta entrenar".

Selim, quien ha estado con CAE desde 1997, dice que hubo un momento en que los clientes querían tener un FTD con el mismo diseño y características que el FFS pero sin el movimiento, es decir, “tener las piernas cortadas".

"Solíamos hacer eso, pero era realmente una oferta costosa tener un FFS diseñado para funcionar en movimiento pero sin estar nunca en movimiento", dice. “Hoy el FTD 600XR ofrece una réplica exacta de la cabina y la misma fidelidad de simulación del FFS, pero puede realizar alrededor del 80% de todas las maniobras que podemos hacer en el FFS ya que no tiene movimiento".

Un desafío para los fabricantes de simuladores es mantener sus dispositivos actualizados incorporando nuevos avances tecnológicos a medida que emergen y CAE lo ha hecho basando su sistema alrededor de un marco modular.

"Yo diría que esta es la razón por la que el 7000XR FFS todavía tiene mucha capacidad para llevar la simulación a otro nivel, hacia los límites de lo que podemos hacer con la simulación”, dice Selim.

"Debido a que es tan avanzado podemos desarrollar nuevas simulaciones con la misma tecnología para nuevos tipos de aviones, como el 777X, que son siempre más exigentes en términos de potencia informática y fidelidad".

CAE cree que la gran diferencia vendrá del uso de análisis de datos e inteligencia artificial para entender qué está haciendo el piloto en el simulador para hacer más objetivos el feedback y la formación.

Analizar los datos de una sesión ayudará a los pilotos a ver exactamente las razones por las que, por ejemplo, estuvieron cerca de tener un golpe de cola o por qué se desviaron tanto de la línea central en lugar de simplemente decirles que hicieron esas cosas, que luego pueden convertirse en una evaluación subjetiva.

"Podemos ver lo que estaban mirando, qué controles estaban usando o con qué fuerza estaban empujando el timón, y todas estas cosas son recogidas y analizadas por el sistema para que el instructor pueda decirle al piloto ‘por eso te desviaste tanto del línea central’ ".

Con un completo conjunto de productos, CAE está bien posicionada para aprovechar cualquier oportunidad posterior a la pandemia, pero todavía está el fantasma de los despidos de pilotos y de estudiantes aprensivos empujando hacia abajo la demanda con la que lidiar. 

"Sabemos que la demanda de equipos de formación está íntimamente relacionada con las entregas de aviones y vemos como ahora hay aerolíneas cambiando los tipos de aviones, por ejemplo A220 se está volviendo más popular”, dice Selim. “También vemos que el tráfico aéreo se está recuperando y tenemos estadísticas que muestran que los datos de la formación de pilotos en simuladores están estrechamente conectados con el tráfico de pasajeros". 

 

SOLUCIÓN SIN MOVIMIENTO

MPS (Multi Pilot Simulations) produce una gama de simuladores de base fija (FBS), incluyendo A320 y B737 y un jet genérico avanzado utilizado para el entrenamiento MCC (multi-crew cooperation) y de transición a operaciones aéreas.

MPS describe su FTD como un simulador FFS sin movimiento por una fracción del costo y todas las horas, menos 16, de los créditos de habilitación de tipo se pueden entrenar en el dispositivo.

Philip Adrian, director ejecutivo de MPS, anteriormente Capitán de 737 y Chief Pilot Regulatory Strategy de Boeing, es un apasionado de la formación de pilotos y le dice a LARA que el punto de partida tiene que ser el objetivo de entrenamiento que quieres alcanzar para luego identificar los requisitos que la herramienta debe reunir y no permitir que la herramienta conduzca la tarea.

“Vengo del área del entrenamiento y lo que estamos buscando es proporcionar el mayor nivel de créditos de formación y flexibilidad posible”, dice. "Usamos un cabina real de avión por lo que para nosotros todo se basa en tener la ubicación adecuada, la coordinación mano-ojo adecuada y lo logramos mediante el uso de material original de Airbus y Boeing".

MPS inicialmente enfocó sus simuladores hacia organizaciones de formación pero, dada su importancia, según Adrian, MPS está aumentando su presencia en aerolíneas. "Ryanair es un cliente y tenemos ventas recientes a Jet2 y Norwegian y estamos muy cerca de firmar con una Importante aerolínea de USA. un simulador de 737 MAX".

Oriente Medio también es un mercado en crecimiento y este año MPS anunció la venta de un A320 FTD-2 a Alpha Aviation Academy de EAU para su centro de formación en el Aeropuerto Sharjah International. Esta orden complementa la de un FTD A320 previamente instalado en Alpha Aviation Group en Clark, Filipinas.

Oman Aviation Academy, la primera academia de aviación civil y entrenamiento militar del país, ha encargado un dispositivo de 737 MAX para realizar programas de formación incluido el totalmente integrado Airline Transport Pilot Training Program de EASA.

Aunque los simuladores FTD se utilizan principalmente para la formación de habilitación de tipo, cada vez hay más clientes usándolo para entrenamiento de recalificación de pilotos que han perdido horas debido a la falta de operaciones de vuelo.

 

SOLO MI TIPO

"Muchos de nuestros dispositivos se utilizan ahora para pilotos que han perdido horas de vuelo y, antes de hacer un test recurrente, usan nuestro dispositivo para sentirse más cómodos y aumentar su preparación”, explica. "Por lo tanto, se utiliza para diferentes entrenamientos, pero la principal razón por la que muchas organizaciones compran estos dispositivos es para soporte de habilitación de tipo".

No hace mucho que la escasez de instructores fue un problema en la formación de pilotos y, en respuesta, MPS desarrolló su iniciativa de capacitación "sin instructor", que Adrian dice que no está disponible en un simulador full flight.

“Lo que hemos inventado es un dispositivo de entrenamiento que puede proporcionar un entrenamiento preestablecido y a, través de inteligencia artificial, podemos hacer realmente que esa capacitación sea calificada por el sistema donde entran dos pilotos sin instructor”, dice. "También estamos integrando la tecnología de seguimiento-ocular (eye-tracking) en nuestro simulador para asegurar que el instructor, que normalmente observa desde detrás de la cabeza de los estudiantes, también tenga una idea de lo que los estudiantes están haciendo, tocando y sintiendo realmente".

Capacidades adicionales como éstas no están contempladas en las certificaciones del regulador de manera que este enfoque permite a MPS equipar sus simuladores con prestaciones adicionales dentro del mismo nivel de certificación.

En Ryanair, la formación sin instructor se ha convertido en una fuerza motivadora donde los pilotos pueden participar en desafíos, como la mejor salida con engine-out, cuya actuación califica el sistema.

“Ves que el 98% de los pilotos de Ryanair que han realizado el entrenamiento remoto sin instructor quieren hacerlo de nuevo y se usa el simulador no como una herramienta de cumplimiento, sino como una opción para que los pilotos se mejoren a sí mismos y eso es un cambio en la forma de hacer las cosas allí mismo".

 

MAYOR CONCIENCIA SITUACIONAL

La empresa española Simloc está especializada en el mercado de simuladores de base fija (FBS) y produce simuladores de cabina desde su base en Madrid. Los simuladores se pueden utilizar para entrenamiento de cadete hasta niveles MPL y ATP, incluida la habilitación tipo y el entrenamiento recurrente.

Actualmente, produce un simulador A320 y su director general, Carlos Pérez Ramírez, está planeando agregar el 737 y tipos de aviones regionales a su producto, ya que él cree que el mercado regional tiene un gran potencial.

“Simloc es una empresa a la que le gusta innovar, ver el futuro de manera diferente y es por eso que nuestro enfoque de FTD es único, creando nuestra propia tecnología para tener el control total”, explica a LARA.

"La formación se enfocará más en vida real, por lo que queremos proporcionar la experiencia real en el simulador para impartir una formación basada en la evidencia, ese es el futuro de la formación".

Porque no hay dos clientes iguales, Simloc se enorgullece de su voluntad de adaptar los productos y Ramírez dice que pueden hacer esto porque no dependen de ningún tercero para hardware o software.

"Tenemos un estándar, pero normalmente preferimos adaptar soluciones y, porque tenemos un gran grupo de ingenieros, estamos continuamente aumentando el nivel tecnológico del simulador”, explica. "Siempre intentamos asociarnos de alguna manera con nuestros clientes, porque sus comentarios son clave para la evolución del producto”

Destaca la visión de Ramírez de construir más conciencia situacional en la simulación de entrenamiento y crear un espacio realista, totalmente inmersivo en la cabina. Quiere que Simloc proporcione una mejor formación en tierra para los estudiantes comenzando por eliminar todos los típicos sistemas PC usados hoy y reemplazarlos por tecnología inmersiva. 

“Esta conectividad es realmente importante para el futuro, para que puedas mezclar la vida real con la simulada y aquí es donde estamos yendo cada vez más. Estamos invirtiendo en seguimiento ocular (eye-tracking), inteligencia artificial y mejores soluciones para el debriefing, por lo que estamos haciendo crecer el producto continuamente”.

“Tenemos un ATC dinámico para hablar directamente con el simulador, cambiar la frecuencia, obtener autorizaciones, declarar Mayday y así sucesivamente, por lo que es realmente inmersivo, algo único en este nivel de simulador”, dice. "Queremos tener el eye-traking para mostrar dónde está mirando el estudiante, así que vamos a rodear el simulador con herramientas efectivas para tener una experiencia muy realista”.

"Cuando lo probé por primera vez (el ATC dinámico),  percibes la diferencia y notas como tu cerebro se encoge al tener que atender las instrucciones de alguien que habla como tráfico real, por lo que te sientes más exigido al ser mucho más realista. Así pues, el foco de Simloc está en el entrenamiento, no sólo por el simulador sino por todos los recursos que te va a proporcionar”..

Mirando más allá del COVID, Ramírez espera que una vez que los vuelos comiencen a aumentar, aumentará la demanda de entrenamiento con simuladores -a corto plazo-, ya que los pilotos los utilizarán para recuperar su estado reglamentario y tener la licencia al día.

“Quizás la demanda de FFS se reducirá en futuro, pero el FTD es una solución eficiente y tenemos una oportunidad ahora en el mercado para hacer frente a eso”, dice. "Yo también espero que crezca la demanda de nuestro Flight Simulation as a Service (FlightSaaS), porque la [delicada] situación financiera a las que se enfrentan todas las empresas hace difícil la inversión".

El programa FlightSaaS de Simloc ofrece a los clientes opciones flexibles para adquirir un simulador, ya sea a través de un pago obteniendo ingresos a través de la venta de horas o mediante una asociación colaborativa con everis ADS (empresa de NTT Data) compartiendo tanto la propiedad como las operaciones.

 


 

SI LA TAPA ENCAJA - ¿FFS o FTD?

Un simulador full flight (FFS) cuesta alrededor de 15 millones $ USA, mientras que un dispositivo de entrenamiento de vuelo (FTD) que es prácticamente lo mismo, pero sin movimiento, cuesta alrededor de  1,5 millones $. Hoy en día, un FTD puede cubrir entre el 90 y el 95% de las necesidades de formación de una aerolínea y existe un animado debate sobre si resultados de la formación pueden ser conseguidos por ambos dispositivos.

Stephane Selim de CAE dice que es un debate de filosofías y que algunos creen que el movimiento del FFS aporta mucho valor y otros piensan que, debido a que no replica el movimiento con 100% de precisión, no vale la pena tenerlo en absoluto. "Creo que el sistema de movimiento es necesario y todos estos años han demostrado que las indicaciones de movimiento aumentan la experiencia de inmersión y creo que tener el máximo nivel de inmersión realmente ayuda al piloto a aumentar la eficacia de la formación".

Aunque Philip Adrian de MPS cree firmemente que el FTD puede impartir toda la formación de forma eficaz, se apresura a señalar que en el debate no se trata de socavar al FFS para favorecer al FTD. "Estamos tratando de abrir el marco regulatorio para permitir una mejor capacitación, ya sea en un FFS, en FTD o dándole tres golpecitos en la cabeza con una cucharadita. Si puedes demostrar que conduce a un mejor resultado, el marco regulatorio debería permitirle hacer eso. Debería considerarlo un logro de competencia y, sin embargo, que la competencia que se logra debe convertirse en una herramienta de formación”.

Como ex piloto de F18, Carlos Pérez Ramírez de Simloc entiende el valor del entrenamiento inmersivo y cree en un simulador de base fija puede proporcionar un entrenamiento más eficiente y económico con casi la misma calidad que un simulador full flight. “Al final, estás perdiendo realismo del movimiento, pero cuando estás entrenando necesitas aprender como navegar algunos procedimientos y ese es nuestro concepto ", comenta. “Por una fracción del costo, tienes el 90 al 95% de la capacitación, porque ese 5% restante de precisión normalmente agrega otra cifra a la derecha."